Noticia

Compartir

La Xunta declara las aldeas modelo de Francos de Proendos en Sober, Covelo en Taboadela y Carzoá en Cualedro para poner en valor el entorno de estos núcleos de población

Promovidas en el marco de la Ley de recuperación de la tierra, se suman a las otras 14 aldeas declaradas en Galicia para poner a producir parcelas abandonadas o infrautilizadas al tiempo que se fija población y se avanza en la anticipación a los incendios forestales

La aldea de Sober tendrá una superficie de casi 17 hectáreas, con unas 119 parcelas de 70 propietarios; la de Taboadela será de otras casi 17 ha, unas 223 parcelas y 109 titulares y la de Cualedro de cerca de 60 ha, unas 389 parcelas y 215 propietarios
 

Santiago de Compostela, 21 de enero de 2022.- La Consellería de Medio Rural viene de declarar los núcleos de Francos de Proendos -en el ayuntamiento lucense de Sober-, Covelo -en el municipio ourensano de Taboadela- y Carzoá -en la localidad ourensana de Cualedro- como nuevas aldeas modelo de Galicia. Se consiguen así las 17 aldeas con estas características en nuestra comunidad, en el marco de la Ley de recuperación de la tierra agraria.

Se trata de iniciativas promovidas por la Xunta y por los respectivos consistorios con el objetivo de recuperar las tierras en estado de abandono o infrautilización en el entorno de las aldeas, para así contribuir a su puesta en valor fijando población y mejorando la calidad de vida en esas zonas, al tiempo que se refuerza la prevención de los incendios en la cercanía de las viviendas.

Concretamente, la aldea modelo de Francos de Proendos, en Sober, abarcará una superficie de 16,81 hectáreas de este núcleo de población, actuando en alrededor de 119 parcelas de 70 propietarios. En el caso de Covelo, en Taboadela, el perímetro será también de 16,81 ha, implicando unas 223 parcelas de 109 titulares y. Por último, la aldea de Carzóa, en Cualedro, tendrá una superficie de 59,8 hectáreas, involucrando alrededor de 389 parcelas de 215 propietarios.

A partir de ahora, se realizarán trabajos de limpieza y recuperación en todas las parcelas incluidas en el perímetro de estas aldeas para ponerlas a producir mediante la actuación de la Agencia Gallega de Desarrollo Rural en colaboración con los agricultores, ganaderos o silvicultores interesados en su aprovechamiento. De este modo, el conjunto de los terrenos recuperados funcionarán además como cortafuegos natural frente a la lumbre, ya que serán los cultivos los que actúen como método de protección, sin necesidad de rozar y limpiar de forma periódica.

Todos los terrenos recuperados serán incorporados al Banco de Terras de Galicia, de manera que las personas titulares reciban una compensación económica anual. Esto es, estas aldeas modelo supondrán la obtención de un rendimiento económico directo o indirecto tanto para las personas propietarias de los terrenos –que conservarán siempre la titularidad de las parcelas al tiempo que reciben un pago por arrendamiento– como para los interesados en su puesta en producción.

17 aldeas modelo declaradas

Las tres aldeas modelo de hoy se suman a las 14 que ya estaban declaradas, algunas de ellas ya en marcha con actividad agroganadera.

Se trata de las lucenses de Trascastro (O Incio), Parada dos Montes (A Pobra do Brollón), Moreda (Folgoso do Courel) y Bustelo de Fisteus (Quiroga) y de las ourensanas de Osmo (Cenlle), Penedo (Boborás), Muimenta (Carballeda de Avia), Infesta (Monterrei), Reboredo (O Pereiro de Aguiar), Xacebáns (Quintela de Leirado), Meixide (A Veiga), Trelle (Toén), Trabazón (O Irixo) y Pedrosa (Riós).