Noticia

Compartir
La Xunta impulsará en los próximos meses las agrupaciones forestales de gestión conjunta de la Ley de recuperación para fomentar la sostenibilidad del monte gallego

La Xunta impulsará en los próximos meses las agrupaciones forestales de gestión conjunta de la Ley de recuperación para fomentar la sostenibilidad del monte gallego

? José González destacó que esta norma ya propició la puesta en marcha de 21 aldeas modelo y de otros tantos polígonos agroforestales

? Resaltó, entre otros datos, que Galicia es la novena potencia forestal europea e hizo especial hincapié en la importancia de la gestión activa del territorio como fórmula para luchar contra lo abandono y frente a los incendios forestales

? Enmarcó también estas políticas en el Plan Forestal de Galicia 2021-2040 que, destacó, está dotado con un presupuesto público-privado de 4.900 millones de euros y que avanza “hacia la neutralidad carbónica”

? Abogó por un monte ordenado, gestionado y multifuncional, así como resiliente, diverso y saludable, un “bosque del futuro para la Galicia del futuro”

? Sobre la Estrategia forestal europea y la de Biodiversidad aprobadas hasta 2030, apostó por que tengan en cuenta a los silvicultores y los inventarios forestales nacionales y regionales para conseguir una gestión activa y sostenible de los montes
 

*Burdeos (Francia), 29 de septiembre de 2022 Los próximos meses serán “fundamentales” para dar impulso a las agrupaciones forestales de gestión conjunta, una herramienta que regula la Ley de recuperación de la tierra agraria de Galicia y que persigue fomentar una gestión agrupada y sostenible de los montes, con el fin de recuperarlos y ponerlos en valor.  Así lo señaló hoy el conselleiro del Medio Rural, José González, en su intervención en una mesa redonda sobre Estrategia forestal en el sur de Europa, en el marco de las jornadas Los bosques del sur de Europa ante lo cambio climático y los retos del comprado, que se desarrollan en la ciudad francesa de Burdeos.

 

En este foro, el conselleiro destacó que la dicha ley ya propició la puesta en marcha de 21 aldeas modelo y de otros tantos polígonos agroforestales, que se encuentran -estos últimos- en distintas fases de ejecución. González definió estos instrumentos como “tremendamente valiosos”, ya que cumplen una función tan importante como es la de la planificación preventiva. Así, añadió, crean cortafuegos naturales que acotan las posibilidades de afectación de los incendios forestales y contribuyen decisivamente a luchar contra lo abandono.

 

De este modo, afirmó el conselleiro, las herramientas creadas por esta norma facilitan la recuperación de zonas degradadas, aumentan la biodiversidad, favorecen la diversificación de la producción y proporcionan multitud de servicios ecosistémicos, al tiempo que se genera un paisaje diversificado y resiliente.

 
Galicia, novena potencia forestal europea

En esta jornada forestal de Burdeos el conselleiro estuvo acompañado por el director general de Planificación y Ordenación Forestal, José Luis Chan, y por el director de la Agencia Gallega de la Industria Forestal, Jacobo Aboal. En su intervención destacó, entre otros datos, lo de que Galicia es la novena potencial forestal europea y hizo especial hincapié en la importancia de la gestión activa del territorio como fórmula para luchar contra lo abandono y frente a los incendios forestales.

 

En esta línea, José González consideró que antes de aumentar la superficie arbolada, los esfuerzos deben centrarse en poner en valor y gestionar activamente las actuales masas arboladas y valorar la limitación de ciertas plantaciones monoespecíficas de determinadas especies, como ocurrió en Galicia con el eucalipto en aquellas superficies donde no lo había.

 
Plan Forestal

El conselleiro enmarcó también estas políticas en el Plan Forestal de Galicia 2021-2040 que, resaltó, está dotado con un presupuesto público-privado de 4.900 millones de euros y que avanza “hacia la neutralidad carbónica”. Este plan, añadió, “se erige cómo la herramienta necesaria para comenzar a avanzar en el papel de la silvicultura y la gestión forestal sostenible como mecanismo fundamental para alcanzar un territorio resistente”. Además, destacó que este plan se asienta sobre los compromisos de transición verde, biodiversidad, neutralidad climática y consumo responsable para conseguir ese desarrollo sostenible, generando empleo y economía verde baja en carbono.

 

En este sentido, el conselleiro indicó que el que se persigue es “una conservación del monte mediante su gestión activa”, a través de un nuevo estatus del silvicultor activo y el apoyo “sin reservas” a las asociaciones y agrupaciones de propietarios forestales, apostando también por la sanidad forestal y la prevención y defensa contra los incendios, un objetivo que -trasladó- se acompaña adicionalmente con la actualización de la Ley de lucha integral contra los incendios forestales.

 

En parecidos términos, José González abogó por un monte “ordenado, gestionado, multifuncional y que permita desarrollar capacidades y capacitar a las personas para una bioeconomía forestal sostenible, que abarque todos los usos de la madera”. Se trata de estrechar “las márgenes entre producto, silvicultor y transformador”, remarcó.

 

Así, el conselleiro defendió un monte resiliente, diverso y saludable, un “bosque del futuro para la Galicia del futuro” y para lograrlo propugnó una cooperación más estrecha, sobre todo en materia de investigación e innovación, o de garantizar una financiación superior para impulsar esa gestión forestal sostenible y activa, por parte de los propietarios forestales.

 
Estrategias europeas

En su intervención, el titular de Medio Rural señaló que la Estrategia Forestal Europea 2030 debe tener en cuenta las diferencias entre los bosques de los distintos países en base a los inventarios forestales nacionales y regionales, así como la opinión experta de los silvicultores. En esa línea, dijo que Galicia entiende que debe ser la gestión forestal activa y sostenible el componente clave para la aplicación de dicha estrategia.

 

Cuanto a la Estrategia de biodiversidad, José González apuntó que la protección de un 30% del territorio, del cual un 10% debe convertirse en una protección estricta, puede llevar al abandono y -a largo plazo- la perturbaciones como riesgos fitosanitarios o grandes incendios forestales. En ese sentido, hizo hincapié en que la función ecológica de los montes no puede prevalecer sobre las demás sino que se puede abogar por una bioeconomía forestal sostenible para los productos de madera en ciclos de larga duración, velar por el uso sostenible de los recursos basados en madera para la bioenergía bajo un principio de cascada y promover la bioeconomía forestal de productos no madereros, incluido el ecoturismo y los bosques.

 

La mayores, aseveró que el sector forestal de la UE es un ingrediente esencial en la receta para alcanzar el objetivo de neutralidad de carbono en 2050, ya que contribuye a la mitigación del cambio climático de tres maneras esenciales: la captura de carbono de los bosques, el almacenamiento de carbono en los árboles y los productos de la madera, y el relevo de carbono al proporcionar materia prima como sustituto de materiales de alta huella. En ese sentido, avanzó que en los próximos días se publicará la convocatoria de 2,6 millones de euros en ayudas para incentivar el uso de madera en la construcción privada al igual que ya está haciendo la Xunta en los nuevos centros de salud o bases del dispositivo antiincendios, para colocar la madera en una situación estratégica central y repercutir en una mayor demanda y aumento de precios para los silvicultores.

 

 

Galería